elementos-marca-enamore

El amor es algo complejo de definir. No hay un solo tipo de amor, y cada uno lo experimenta de forma particular.

Algunos han definido al amor como una fuerza que crea vínculos y nos mantiene unidos a nivel de pareja, familia y sociedad.

Aunque sea algo abstracto lo percibimos, sabemos identificar cuando hay amor y cuando no, podríamos decir que tiene una arquitectura que podemos explorar. 

Y si el amor tiene cierta estructura visible, los elementos por los que nos atraen unas personas y otras no, o los que hacen que sintamos predilección por ciertas marcas y no por otras serían identificables.

Así que, ¿qué ha de tener una marca para atraer y enamorar? ¿Cómo podemos crear una relación duradera con nuestro público? Esto es lo que estoy tratando de descifrar en esta primera fase de la investigación del “Factor · C”. Y las respuestas las he ido a buscar en el amor que nos es más cercano: el amor de pareja.

En el libro “El arte de amar” el psicoanalista y filósofo Erich Fromm destaca 3 elementos para que una persona llegue a ser querida:

  • Que tenga éxito, amigos y conozca a personas influyentes.
  • Que cuide su aspecto. La belleza.
  • Y que tenga un discurso agradable e interesante.

Extrapolándolo al mundo de las marcas se podría decir que para que una marca resulte atractiva para el público ha de tener un cierto status, estar bien relacionada (con otras marcas, influencers, medios, bloggers, etc.), tener una estética cuidada y que su mensaje sea útil y ameno.

 ¿Consideras que tu marca tiene éxito? ¿Estableces colaboraciones con otras marcas y profesionales? ¿Tu marca tiene un branding que la hace única? ¿Su aspecto visual es cuidado? ¿Los contenidos que compartes en tus canales de comunicación son compartidos y/o comentados por tu público? 

Aparte de estos elementos también influye mucho en la atracción por una u otra marca las modas y las tendencias del momento. Por ejemplo, desde hace unos años vivimos un boom en todo lo que tenga que ver con llevar una vida más saludable y consciente. No es extraño que marcas de alimentos bio, cosmética natural o moda sostenible tengan más posibilidades de gustar hoy que otras que quizás no estén en tendencia.

Esa cosa loca llamada amor

Pero la atracción y el enamoramiento son cosas diferentes. Nos puede gustar una marca pero eso no implica que compremos sus productos. Ahora bien si conseguimos que una marca trascienda esa atracción y la convierta en amor, surge una duda importantísima: ¿cómo hacer qué dure? ¿Cómo fidelizar a esa persona que nos ha comprado por primera vez?

Según Fromm para que esto se cumpla se han de dar estos cuatro elementos: atención, responsabilidad, respeto y conocimiento. Interesarse por el nivel de satisfacción de los clientes después de que hayan comprado un producto o contratado un servicio; cumplir con lo que les hemos prometido ofrecer; ser empático a la hora de solucionar un problema; o hacer el esfuerzo de conocer quienes son nuestros clientes pueden ser un buen camino para afianzar la relación.

 ¿Realizas encuestas de satisfacción o pides opinión de tus clientes? ¿Cómo gestionas las quejas que recibes en tus canales de comunicación? ¿Los textos y fotos de tu web reflejan exactamente lo que ofreces? ¿Sabes cuál es el perfil de persona que te sigue?

 

Ya tenemos una foto de ciertos elementos que se dan cuando hay amor y podemos preguntarnos si están presentes o no en nuestra marca.

Pero quiero que vayamos más allá.

Durante toda la investigación del “Factor · C” entrevistaré a expertos de áreas ajenas a la comunicación sobre el tema que nos ocupa. En este caso, el del amor, he podido charlar con Isabel Moreno, psicóloga, terapeuta de pareja y sexóloga, sobre los mecanismos de la atracción, el enamoramiento, la infidelidad y cómo crear una relación estable. Todo lo que cuenta en la entrevista, aunque está basado en la relación de pareja, lo puedes aplicar a tu marca y al vínculo que quieres construir con tu público.

A lo largo del vídeo encontrarás que a partir de lo que explica Isabel Moreno te doy algunos caminos para que los explores con tu marca, pero es muy probable que te surjan otras reflexiones sobre ello. Si te apetece compartirlas, te espero en los comentarios.

Este artículo ha sido posible gracias a la generosidad de Isabel Moreno, y a los libros: “El arte de amar” (Erich Fromm), “Anatomía del amor” (Helen E. Fisher) y “La mente enamorada” (Thomas Lewis, Fari Amini y Richard Lannon).

2 COMENTARIOS

Comments

  1. Primero que nada, quiero decirte que desde el segundo 1 quedé enganchada con la intro de este vídeo. Enhorabuena por el trabajo porque, nunca mejor dicho, enamora.

    Y la sensación continúa a cada segundo. Literalmente me he deleitado con este vídeo. Con el tema, con el mensaje, con la composición, con cómo has conseguido poner en relación ambas cosas y traducirlo a puntos que se me han quedado en la retina y en el corazón.

    Trabajos como este son los que me cargan pilas y me invitan a crear. Si así “comienza” Factor C, no puedo esperar para ver más.

    Gracias por tan buen trabajo.

    Un abrazo.

    • Hola, Nazaret, no sabemos lo feliz que me ha hecho leer tu comentario. De verdad te lo agradezco muchísimo. Saber que te ha gustado y que te ha resultado útil e inspirador para mi es lo más, y me da un empujón enorme para continuar con la investigación. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informo que la información que me facilitas será tratada por Sara Celaya Bertolín como responsable de la web y del tratamiento,, con el fin de reflejar tu comentario. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites su cancelación. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. La legitimación se obtiene mediante el consentimiento por parte del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@saracelaya.com